GESTIÓN BASADA EN VALORES
El nuevo paradigma

Introducción

Valor de una empresa

De los viejos principios del taylorismo, los conceptos relativos al valor de las empresas han cambiado mucho. En el entendido que la inversión y la tecnología están disponibles para hacer rentable una empresa e incrementar su productividad (lo cual es mayoritariamente cierto en corporaciones significativas en el comercio mundial), la pregunta por su valor ya no se responde por los montos de las ganancias como sería una respuesta clásica, sino por la estabilidad de sus vínculos con la comunidad con la cual interactúa y por la calidad de vida de sus trabajadores. La armonía con esta comunidad y el desarrollo personal y en conjunto de los trabajadores, definen ahora el valor de la empresa.

La armonía con la comunidad con la cual se vincula la empresa, establece la licencia social para un trabajo estable. Por ello la empresa se obliga por lo legal y lo justo, la producción sana y segura, la transmisión de tecnologías, el trabajo y crecimiento conjunto, el respeto al medio ambiente más allá de las leyes, el respeto a la cultura, la historia y las tradiciones, el apoyo a la creatividad individual y colectiva.

El desarrollo personal y en conjunto de los trabajadores obliga a la empresa a velar por sus necesidades básicas, a fomentar el arraigo con la comunidad, la familia y los compañeros de trabajo, a alentar la integración social y ambiental que permita su desarrollo como persona. Ahora no es extraño que una empresa organice y financie clases para familiares de los trabajadores.

Pero el valor de la empresa también implica que los trabajadores desarrollen actitudes acordes con su continua mejora en el conocimiento, como personas, buscando la perfección, consultando al que sabe, siendo constante, practicando el orden, la limpieza y disciplina, brindando consideraciones a las personas con las que interactúa, respetando el medio ambiente, siendo líder antes que supervisor, comprometiéndose con el total de la empresa.

Calidad y valores

La calidad del producto (a la que se llega como resultado de la calidad de los insumos y de los procesos que involucran su elaboración) es un requisito para ofertar o ingresar al mercado. Se asocian también cuidados con el medio ambiente y con el bienestar de los trabajadores.

La calidad de las personas que integran una organización y que están motivadas con la suficiente valentía para ser mejores para si y ante la sociedad, incorpora un paso adicional en la calidad de la organización brindándole mayor prestigio en la comunidad y ante sus trabajadores. También puede llamársele calidad en valores. En relación con su conducción en una organización, se utilizará indistintamente gestión por valores o gestión basada en valores.

Valores y gestión

Aunque reconociendo su racionalidad, el comportamiento del hombre obedece –en términos generales- a su emotividad. Un abrazo, una palmadita al hombre o un apretón de manos, influye más (en prontitud e intensidad) que un discurso sobre las bondades de otra persona. Estos gestos activan una fuerza interior que motiva a la persona el actuar en determinado sentido. La aceptación de los valores actúa en el mismo sentido, de ahí su importancia en la gestión de organizaciones de distinta naturaleza.

Estrategia y valores

Los nuevos factores y los cambios en los existentes que se planteen en una estrategia no serán arbitrarios. Serán impregnados de un comportamiento basado en valores. Por ejemplo.

·         La solvencia técnica debe estar acompañada de integridad. Esto es, de transparencia y honestidad. Tener un desempeño limpio.

·      La limpieza y el orden se integran en el ambiente grato o agradable. Igualmente la atención adecuada es una expresión del respeto a las personas. Este mismo valor alcanza a la preocupación por la capacitad de los trabajadores.

·      El apego a la novedad no implica ofrecer cualquier cosa sólo por ser llamativa, por ejemplo. Asociado a la integridad esta oferta debe ser útil.

Sobre la teoría de valores.