GESTIÓN BASADA EN VALORES
El nuevo paradigma

Estructura organizativa para la gestión por valores

Caso de una organización genérica[1]

Alcances

En torno a una gestión basada en valores, se abordan temas importantes para la búsqueda de una estructura organizativa apropiada para este efecto. También se afrontan temas afines como centralización, sistemas de información, relaciones con clientes y proveedores, formalización del trabajo.

Se tomará en cuenta que las apreciaciones aquí expresadas corresponden al caso de una organización genérica, debiendo ajustarse para un caso específico. Como ejemplo, se asume la selección de los siguientes valores.

1.    Limpio.

2.    Ordenado.

3.    Grato o agradable.

4.    Íntegro.

5.    Novedoso.

En el caso de la estructura organizativa el valor con mayor afinidad es el de Integridad, entendida principalmente como transparencia. Es esta cualidad la que facilita el trabajo en grupo y participativo, características esenciales de la gestión basada en valores.

Sobre la estructura organizativa

Dos variables son de particular interés en este tema. Una se relaciona con el número de niveles jerárquicos en la organización. La otra, es definir el criterio para diseñar las unidades operativas de la organización: la especialización o los procesos. Para especificar una recomendación, es necesario contrastar las alternativas con el o los valores con los cuales está mejor relacionado el tema.



[1] Sugestivos conceptos se pueden encontrar en: Dumond, Ellen J. Applying value-based management to procurement. International Journal of Physical Distribution & Logistics Management. Bradford. 1996. Vol 26, Iss 1, p 5-24.

Estructura organizativa para la gestión por valores.

En relación con los niveles jerárquicos las posibilidades extremas son dos: de muchos niveles, o plana (de pocos niveles). Una estructura organizativa de muchos niveles dificulta el trabajo en grupo, e igualmente complica la transparencia. Por el contrario, la estructura plana favorece el que los trabajadores se conozcan entre si, favoreciendo la transparencia y el trabajo en grupo.

Respecto al criterio de conformar las unidades operativas de la organización hay que tomar en cuenta lo siguiente. (1) El agrupar a los trabajadores por especialización, favorece el trabajo del grupo en razón de iguales inquietudes y de utilizar el mismo lenguaje, también facilita el mejoramiento del nivel de conocimiento de la especialización misma, sin embargo, alienta el aislamiento con las otras unidades de la organización. (2) El agrupar las unidades por procesos favorece el intercambio de conocimientos y ayuda a la integración de los trabajadores comprometidos en actividades conducentes a un solo resultado. Por ello, las estructuras organizativas de corte matricial aprovechan las ventajas de estas alternativas.

Otras características.